El Estado reconoce oficialmente como organizaciones de la sociedad civil a “las sociales y de masas”, surgidas en “el proceso histórico de lucha de la Revolución” por iniciativa del liderazgo político del Partido comunista. Tienen reconocimiento  constitucional, exclusividad dentro del sistema social y una relación de dependencia y coincidencia de intereses con el grupo político