El Pueblo de Cuba y su  derecho a libre determinación

Los pueblos tienen el derecho de “establecer libremente su condición política y proveerse asimismo su desarrollo económico, social y cultural”, sin injerencias del exterior, una atribución vinculada a la participación individual en la dirección de los asuntos públicos en todos los niveles.

Su trascendencia es de vital importancia. Es un principio fundamental del derecho internacional, por ser  una condición esencial para la eficaz garantía, observancia, promoción y fortalecimiento de los derechos humanos individuales.

La libre determinación es un derecho colectivo, pero también individual. Los pueblos eligen la forma de su constitución o gobierno, pero eso es sólo posible, si cada uno de sus miembros participa en plano de igualdad en la dirección de los asuntos públicos, un concepto amplio que se refiere al ejercicio del poder político.

Las elecciones en Cuba se celebran periódicamente, pero la elección de las autoridades del gobierno,  no se realizan en base a la libre expresión de la voluntad del pueblo. Las personas con derecho al voto son libres para apoyarlo, pero no para oponerse a él.

Están sometidas a influencias y coacciones indebidas que desvirtúan e inhiben la libre expresión de su voluntad como electoras. Son obligadas  manifestar sus preferencias políticas en reuniones públicas y someter sus propuestas en votaciones que no son secretas. No pueden formarse una opinión de manera independiente, libres de toda violencia, amenaza, presión o manipulación.

No hay cabida para las distintas opiniones políticas de la comunidad, ni están representadas en los órganos elegidos. Aunque no se exige legalmente la afiliación a un partido o ideología determinada, en la práctica, sólo los miembros del único partido legal reconocido, son electos para ocupar puestos de representación popular.

El pueblo de Cuba no elige libremente su gobierno. La Ley  prohíbe a las personas con aspiraciones a ocupar cargos de representación, buscar apoyo y luchar por los votos en campaña electoral.

Un pueblo ejerce su derecho a la libre determinación, cuando tiene la libertad de debatir los asuntos públicos, realizar manifestaciones y reuniones pacíficas, criticar u oponerse al gobierno, publicar material político, hacer campaña electoral y propaganda política. Todas son acciones y complementos esenciales de los derechos a elegir y ser elegido.

La población cubana no podrá ejercer plenamente su derecho a la libre determinación, mientras las elecciones no garanticen a las personas con derecho de voto, elegir entre distintos candidatos, todas que no tengan  la posibilidad de presentarse a cargos electivos, en condiciones de igualdad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: