La hipocresía  y el doble rasero del Estado cubano ante los mecanismos de protección de los derechos humanos en Naciones Unidas

Cuba acusa a los relatores de Naciones Unidas de violar el código de ética, que les exige no basarse exclusivamente en informes difundidos por los medios de comunicación.

Según el gobierno las fuentes que envían información a Naciones Unidas sobre violaciones de derecho humanos en la Isla, no son creíbles, no actúan de buena fe y tienen motivaciones políticas.

Al tiempo los remite a materiales audiovisuales y artículos periodísticos, emitidos por la prensa y la televisión oficial, en los que explícitamente viola el derecho al honor y la privacidad de las personas defensoras de derechos humanos.

Abiertamente reconoce que viola los derechos de las personas defensoras, pero se justifica manipulando los estándares internacionales a su favor.

Se escuda en la protección del orden público, para efectuar detenciones arbitrarias masivas y quebrantar el ejercicio de los derechos de manifestación, reunión y asociación pacífica.

Sin embargo, en 10 años no ha permitido la entrada al país de ningún titular de los mandatos de los procedimientos especiales, para que contraste la situación de derechos humanos en el país. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: