Cuba: PCC, el pulpo y sus tentáculos

 

En Cuba no existen partidos políticos de carácter electoral. La oposición al gobierno no puede organizarse, porque no existen mecanismos legales para la existencia de partidos políticos. La ley electoral no permite a los partidos políticos participar en las elecciones.

La Ley electoral, asigna a 6  organizaciones de la sociedad civil oficial, funciones relacionadas con la selección y presentación de candidatura para cubrir los cargos de representación política a nivel nacional y provincial y los principales cargos de dirección del gobierno.

Una vez convocada las elecciones, los órganos electorales les solicitan, que integren las Comisiones de Candidaturas. No existe la deliberación pública, plural y abierta. La ley prohíbe la campaña electoral, bajo el argumento de que son actos de oportunismo, demagogia y politiquería.

Proponen a una sola persona por cargo y eliminan la posibilidad de competencia. No importa a favor de quien voten. No existe posibilidad de que una persona opositora sea propuesta como candidata a ocupar un cargo político a nivel provincial o nacional. Los miembros del Partido Comunista Cuba (PCC),  serán los electos y designados a ocupar cargos en el gobierno.

Las personas residentes en Cuba no pueden postularse en condiciones de igualdad. Participan en las elecciones, pero no eligen. En consecuencia no tienen mecanismos para participar en la toma de decisiones políticas y económicas. La elección de los miembros del parlamento, no depende de sus votos y preferencias políticas.

El PCC, el único partido reconocido en la Constitución Nacional, no le hace falta participar directamente en la elección. Como buen pulpo tiene tentáculos, los líderes y lideresas de las organizaciones de la sociedad civil oficial que controlan el proceso electoral. Los mismos que  ocupan cargos de dirigencia en sus más altas estructuras y en los órganos del estado.