El grito del Innombrable

el-grito-del-innombrable

¡Inspección! Vamos a revisar sus pertenencias personales. Les quitaron las cartas de Cubalex. Al otro día los sacaron de la celda. La Fiscalía quiere entrevistarlos, les dijo el guardia del penal. Nadie les explicó porque.

La Fiscal Beatriz de la Peña la O conduce los interrogatorios. La otra funcionaria, Sailehs Montero, toma nota e imprime las declaraciones. La cámara fija frente a ellos.  Juan Carlos Delgado Casanova, el Teniente Coronel de ojos claros y uniforme verde olivo, los observa.

El abogado Julio Ferrer está preso. Cubalex es una organización ilegal. Armaron un grupo sin tener autorización del estado. Están acusados por actividad económica ilícita. ¿Cómo llegaste a ellos? Interrogaron uno por uno. Otro recluso me dio su contacto, no recuerdo quien. Les escribí y me respondieron. Contestó No les voy a decir, se perciben sus malas intenciones. Dijo para sí.

En su carta me dijeron: “Somos abogados independientes. Nuestros servicios son gratuitos. Ofrecemos  asesoría sobre los trámites que debe realizar. No pertenecemos a Bufetes Colectivos. No podemos representarlo ante un tribunal o institución del Estado, pero redactamos escritos de queja y petición para que presente en las autoridades nacionales”. Explicó.

¿Por qué les escribiste? continúa Peña de la O. Recibe varias respuestas. En mi caso se cometieron muchas violaciones. Estoy inconforme con la sanción impuesta. Necesito una licencia extrapenal para atender mis problemas de salud. No tengo indisciplinas y me denegaron la libertad condicional. Me trasladaron a una provincia lejos de mi casa y no recibo visitas familiares.

Laritza Diversent y su grupo te engañaron. Ellos no pueden resolver tu caso. En mis manos esta poder solucionar tu problema. Vamos a terminar el trabajo que no pudo hacer Cubalex. Les explica. A buen entendedor, con pocas palabras basta.

Me parecen que quieren que hable mal de ellos, se repitió para sí. No tengo quejas de Cubalex, le dijo. A diferencia de las tantas cartas que escribí a las instituciones del estado, ellos me contestaron. Me devolvieron la esperanza de vivir. Me sentí el prisionero más feliz del mundo. No tengo como pagarles esa solidaridad.

Hay más nombres en los documentos que les ocupamos y los registros internos de la organización ¡Sigan interrogando! Tenemos que justificar el inicio de un proceso penal. ¡Cambien la táctica! Ahora comienzan preguntando ¿Por encima de $200.00 CUC cuánto Cubalex les cobraba? Gritó el innombrable enfurecido, mientras golpeaba fuertemente la mesa. Continuará…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s